DIOS TE BENDIGA

Bienvenido a "http://mensajesyestudiosmmm.blogspot.com", sitio administrado por la Iglesia Cristiana Pentecostés del Movimiento Misionero Mundial en Santa Ana, El Salvador.

Te invitamos a disfrutar lo que este sitio te ofrece: Una relación personal con Dios. ¿Cómo? Solamente pidiendole perdón al Señor Jesús por tus pecados.

Si ya lo hiciste, ¡Felicidades Hermano/a!, pero si no, te invitamos a que tomes hoy la desición de invitar a Jesús a tu corazón y hacerlo Dios, Señor y Salvador de tu vida.

¿Quieres recibir a Jesús? Repite con todo tu corazón y con fé esta sencilla oración: "Señor Jesús, te pido perdón por todos mis pecados. Creo que moriste en la Cruz y que al Tercer día resucitaste. Entra en mi corazón y hazme hoy un hijo/a tuyo. Gracias por salvarme hoy. En Cristo Jesús, mi Salvador. Amén"

sábado, 2 de enero de 2010

El valle de los huesos secos

Ezequiel 37:1 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. 2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. 3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. 4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. 7 Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. 8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. 9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. 10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. 11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. 12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. 13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. 14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis ue yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová. 15 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 16 Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros. 17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. 18 Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?, 19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano. 20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos, 21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; 22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. 23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. 24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. 25 Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. 26 Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. 27 Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 28 Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.

Jehová llamó a Ezequiel, un profeta del Antiguo Testamento a un valle que estaba lleno de huesos ya con mucho tiempo de estar ahí.

Estos huesos por mucho tiempo habían aguantado el calor del sol y poco a poco se fueron secando, quedando solamente una pila de huesos de los cuales ni siquiera los perros se acercaban a comerlos.

Es triste que la Iglesia de los últimos tiempos, la cual Dios espera que esté llena de vida y vigor, llena de amor y deseo de servicio este hoy igual que estos huesos: SECOS Y MUERTOS. Un templo puede estar lleno de personas, pero de gente sin vida, sin espíritu dentro de ellas; gentes con vidas secas y vacías, sin motivo por el cual congregarse. El valle representaba a Israel, y hoy deseamos hacer un paralelismo con la Iglesia de los últimos tiempos.

En el verso 4 de Ezequiel 37, Dios le mandó a Ezequiel que profetizara sobre los huesos, para que estos cobraran vida. La Iglesia de hoy necesitamos una verdadera profecía que venga de Dios, y la profecía mas certera está en la Biblia.

Vemos más adelante que tras profetizarles, en estos huesos comienzan a nacer en ellos carne y tendones que los cubrieron. Comenzaron a construirse cuerpos sobre ellos y se formó un gran ejército de ellos. Así, cuando empezamos a recibir la Palabra de Dios para nosotros, comenzamos a notar que en nosotros va surgiendo una nueva criatura, un nuevo ser a la imagen de Dios.

Versos 9 y 10 ya había carne sobre los huesos, ya no estaban secos, pero Jehová manda a Ezequiel que profetize al Espíritu para que el Espíritu de Dios llegase a los cuerpos y les diere vida. Y luego de profetizar, el espíritu entro en ellos y comenzaron a mostrar indicios de vida. Hoy la Iglesia también puede estar llena de personas salvas por la Sangre de Cristo, mas el Espíritu Santo no llega a nuestras vidas y no damos lugar a la Palabra de Dios en nuestros corazones, y somos solamente cuerpos, aunque con figura definada, pero sin movimiento o vida alguna.

La iglesia esta llena de "muertos vivientes", los cuales decimos tener vida nueva y vivimos muertos en delitos y pecados. ESTO NO DEBE SER ASÍ!!!!

Del verso 11 en adelante, vemos que lo que se había profetizado es verdad. Jehová dice que los huesos representaban a Israel, y que ellos se creían secos y venmcidos, ya sin esperanza y sin vida. Mas Jehová pormetió que abriría la sepultura espiritual de Israel y ellos conocería así que El era, es y será Dios.

En lugar de Israel, escribe tu nombre. Puede que te creas vencido, que no puedes dejar ese pecado que has arrastrado toda tu vida, te sientes muerto y sin razón de vivir. Tu vida espiritual se ha secado, y no has sentido la verdadera Presencia de Dios desde hace mucho tiempo.

Más hoy Dios, sin importar donde y como te encuentres, El sigue enviando Su Palabra y Su Espíritu para vivificar al Hombre. Las Iglesias muertas pueden recobrar la vida, si tan solo volvemos a Dios. Personalmente, soy de los que creen que vendrá un Gran Avivamiento al final de los tiempos para la Iglesia de CRISTO, por lo tanto, necesitamos estar preparados llenos de vida y amor, sirviendo a Dios, apra que cuando nosotros menos lo pensemos, el gran avivamiento vendrá sobre este mundo, y así seremos parte de el.

SI has estado muerto, hoy puedes dejar que EL te devuelva la vida. Buscale, acercate, vuelvete a El y el te mostrará Su lado de perdón y esperanza, y El puede cambiar tu vida en este mundo y por toda la Eternidad.

6 comentarios:

  1. bueno, solo discrepo en la parte que usted dice de que cree que vendrà un gran avivamiento, eso no dice la Biblia, solo habla de una gran apostasìa

    ResponderEliminar
  2. YO TAMBIEN ANHELO Y ESPERO ESE GRAN AVIVAMIENTO, SIEMPRE CLAMO A DIOS POR UN GRAN AVIVAMIENTO...

    ResponderEliminar

Las Buenas Nuevas en Facebook

Etiquetas de este blog

Radio Pentecostés

Verso del Día

Seguidores

Administrador

Mi foto
Dios bendiga a todos los visitantes del blog. Deseo compartir con el mundo el amor y la misericordia de un Dios Grande y Bueno para con nosotros. Aunque todos te rechazen, Dios jamás te rechazará si vienes a El, pues El tiene misericordia del que viene a El arrepentido. NO importa tu condición, acercate a El y El se acercará a ti.