DIOS TE BENDIGA

Bienvenido a "http://mensajesyestudiosmmm.blogspot.com", sitio administrado por la Iglesia Cristiana Pentecostés del Movimiento Misionero Mundial en Santa Ana, El Salvador.

Te invitamos a disfrutar lo que este sitio te ofrece: Una relación personal con Dios. ¿Cómo? Solamente pidiendole perdón al Señor Jesús por tus pecados.

Si ya lo hiciste, ¡Felicidades Hermano/a!, pero si no, te invitamos a que tomes hoy la desición de invitar a Jesús a tu corazón y hacerlo Dios, Señor y Salvador de tu vida.

¿Quieres recibir a Jesús? Repite con todo tu corazón y con fé esta sencilla oración: "Señor Jesús, te pido perdón por todos mis pecados. Creo que moriste en la Cruz y que al Tercer día resucitaste. Entra en mi corazón y hazme hoy un hijo/a tuyo. Gracias por salvarme hoy. En Cristo Jesús, mi Salvador. Amén"

domingo, 7 de junio de 2009

Las 7 Palabras de Jesús en la Cruz

Pastor Juan Francisco Cerón

Antes de morir, Jesús sufrió una gran inmolación: 39 latigazos, su cuerpo fue convertido en una sola llaga, escupidas, burlas, una corona de espinas, golpes, ofensas, desnudez, soledad, muerte de cruz, los clavos y muchas dificultades. Aunque fue, es y será siendo siempre Dios, Jesús NO renunció cuando se encontró en el momento de la más dura prueba por amor al mundo pecador.

Isa. 53:7 “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca”.

A pesar de todo el sufrimiento físico, emocional y espiritual del Señor, siempre mantuvo la serenidad, la mansedumbre y la tranquilidad; además desde el calvario expresó 7 palabras que hoy siguen resonando más de 2,000 años después de su muerte y resurrección. Estas palabras fueron:

NUMERO UNO:

Luc. 23:34 “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes”.

La primera palabra mencionada por Jesús desde la cruz fue PERDÓN. Siendo Dios, El podía haber mandado ángeles para que lo defendieran; más no lo hizo. ¿Para qué? Para que fuésemos perdonados. El perdón trae libertad y bendición, trae la paz que llena el vacío del alma; sin perdón tememos al mañana y a la muerte, más el perdón trae seguridad y liberación de las cargas. Perdonar es olvidar. El alma es satisfecha al perdonar y al ser perdonada. Jesús nos perdonó en la cruz.

Incluso al fallar o al ofender a Dios o a nuestro prójimo, cuando pedimos perdón somos liberados de un peso enorme y la bendición llega a nuestras vidas. Jesús intercedió por nosotros en la cruz. Si El nos perdonó todos nuestros pecados y nuestras ofensas, ¿cuánto más nosotros debemos perdonar a los que nos ofenden? Hay veces en que las personas a nuestro alrededor, llámense familiares, vecinos, compañeros e incluso hermanos de congregación se prestan al enemigo para dañarnos, pero no son ellos, son las influencias espirituales que están sobre esas personas.

Jesús es el ejemplo de perdón más grande que existió jamás, así nosotros debemos perdonar a los que nos hacen mal si queremos que Dios perdone también nuestras ofensas (Mt. 6:12). El perdón cuesta, pero al practicarlo hay libertad en nuestras vidas; grandes batallas se ganan perdonando a otros. La clave para ser feliz es perdonar.

NUMERO DOS:

Luc 23:43 “Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Además del perdón, El hablo acerca de las SALVACIÓN. Estando en la cruz salvó a uno de los ladrones que estaban con El. Aún en los momentos duros, cuando nosotros nos humillamos y reconocemos nuestros pecados ante El, aparte de perdonarnos, El nos salva. Solo por medio de Jesús alcanzamos salvación y vida eterna (Hch. 4:12). Cuando entendemos que no podemos seguir adelante si El y Dios no está con nosotros y le invocamos de corazón a El (y solo ante El), Dios se acercará a nosotros.

El Señor Jesús nunca renegó; aún en medio de la prueba, hay que llevar el mensaje de salvación al que lo necesita. La cruz no detuvo a Jesús, así las pruebas no nos pueden detener de llevar el Agua de Vida al sediento. Al estar en luchas y dificultades, Dios está con nosotros para llevar este bello mensaje de amor y esperanza para que muchos salgan del error del pecado. ¿Te has sentido solo y desechado? Dios te ama. Con solo decir “Dios te ama” basta para predicar. Muchos necesitan el Amor de Dios.

Cuando nos acercamos a Cristo, entendemos que nos ha salvado con esperanza. Tarde o temprano todas las cosas se acabarán, El viene pronto y los que El salvó por Su sacrificio en la cruz, NO, y repito NO VERÁN LA CONDENACIÓN. Hemos sido llamados por Dios a ser salvos de la condenación.

NUMERO TRES:

Jun 19:26-27 “Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”.

También el hablo sobre el AMOR. Desde la cruz se puede notar el amor de Dios hacia la humanidad. El encomendó a Juan que cuidase de María su madre, pues sabía que su madre no podría vivir sola, más si era viuda (pues se cree que para este tiempo José había muerto). El sacrificio de Jesús es la más grande prueba de amor verdadero.

En medio de nosotros puede y debe manifestarse el amor de Dios. Con ese amor, amaremos a todo el mundo. El amor de Dios es incondicional, es decir, que El ama aunque no lo amen. Es necesario el amor de Dios para amar a los demás. Solo se puede amar de verdad con el Amor de Dios en nuestros corazones.

Lo que hace la diferencia entre el cristiano y el mundo es el amor. El amor se puede mostrar orando por los demás; cuando una persona falla o cae, no nos da la pauta para dañar o señalar a nadie, sino que son una excelente oportunidad para orar por esa persona a Dios para que El restaure esa vida.

Además, nuestra boca debe hablar amor, bendiciones y buenas nuevas. Nuestra boca nunca debe ser usada con palabras duras, sino por el contrario, debemos hablar palabras sazonadas con el amor de Dios.

NUMERO CUATRO:

Mar 15:34 “Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? Que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”

El mencionó también el DOLOR ESPIRITUAL. ¿Qué es eso? Siendo 100% hombre y 100% Dios, Jesús sintió el dolor de la separación del Padre para con el Hijo a causa del pecado del hombre. El Padre Celestial al ver a su Hijo Puro y Santo lleno de la suciedad de nuestros pecados, no pudo soportarlo y le dio la espalda. ¿Se ha preguntado que dolor ha be haber sentido Jesús al estar por primera vez separado de la Gloria de su Padre? Por este motivo El sintió dolor y la soledad lo envolvió.

Lo más horrible en esta vida es vivir sin la Presencia y Compañía de Dios. La soledad ataca y nos sentimos desamparados. También hay dolor por nuestros errores y pecados, dolor por no hacer la Voluntad de Dios, dolor por los que no conocen a Cristo, por las enfermedades y necesidades.

Sin embargo, la soledad es parte de la lucha. Cuando no sentimos la Presencia de Dios, es cuando El está más cerca de nosotros. En el momento donde llegue la soledad en la prueba, hay que calmarnos, pues Dios NO nos ha dejado solos ni un tan solo momento; tan solo es parte del proceso. El mismo Jesús prometió que nunca nos dejaría (Mt. 28:20), y que enviaría a Su Espíritu Santo que nos ayuda y nos guía por el camino correcto (Jn. 14:16 y 26).

En esos momentos (como Jesús), solo debemos estar firmes y no movernos. El padre desamparó a Jesús por un momento para ampararnos a nosotros por toda la Eternidad.

¿Recuerda la ilustración “LAS HUELLAS EN LA ARENA”?

“Me encontraba caminando en la playa sobre la arena, y el Señor estaba a mi lado. Nuestras huellas iban quedando marcadas por donde pasábamos. De golpe miré hacia atrás y solo miré un par de huellas en lugar de dos.

Rápidamente me volví al Señor y le reclamé diciendo: Señor, ¿por qué me dejaste solo cuando pasaba los momentos más difíciles y duros de mi vida? Pues solo mis huellas logro visualizar cuando pasé por allí.

Con una tierna sonrisa, El me miró y me dijo: Tú nunca has estado solo un tan solo momento. ¿Ves que donde solo hay un par de huellas, estas son más profundas? Esas huellas son mías, no tuyas. Porque cuando tú pasaste las dificultades, era Yo quien te llevaba en mis brazos.

Con lágrimas en mis ojos le dije al Señor: perdóname, Señor, pues Tu nunca me has dejado solo.”

NUMERO CINCO:

Jun 19:28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

El expresó que tenía sed. Esto nos habla de DOLOR FÍSICO. Siendo Dios también padeció como hombre. La Biblia menciona que El conoce cuando estamos desanimados, cansados físicamente, cuando nos aquejan las enfermedades y que todo eso nos quiere impedir que busquemos a Dios.

Somos seres humanos sensibles al dolor. Pero aunque en nuestra vida haya dolor y enfermedad, nosotros tenemos a Jehová-Rafá. ¿En cuántas ocasiones hemos ido al culto enfermos y El nos ha sanado? Dios puede curar cáncer, SIDA, gripes, infecciones… en fin. ¿Hay algo imposible para mí? Nada, dice el Señor Dios Todopoderoso. Incluso el puede crear órganos nuevos, ¿acaso no fue El quien creó el cuerpo humano? ¿Quién sabe más de anatomía que Nuestro Dios, si el conoce hasta el último de nuestros cabellos sobre nuestra cabeza?

Si creemos, Dios nos puede liberar de toda enfermedad que padecemos o podríamos llegar a padecer.

NUMERO SEIS:

Jun 19:30 “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu”.

El dijo desde la cruz PALABRAS DE VICTORIA. ¡Si se pudo! El Señor nos perdonó y al decir esto daba por concluida su misión de redención para la raza humana. Es el sello de garantía de que nosotros al recibir a Cristo como nuestro Salvador, somos salvos. Llegará un día donde El volverá por el pueblo redimido y decir: “YO LOS GANÉ Y LOS REDIMÍ. VAMONOS”.

No todo el tiempo será tiempo de sufrir. Si estamos en Dios, aunque pasemos luchas y dificultades, llegaremos al Cielo en victoria. En el mundo no es así. Tarde o temprano todo cambiará para los creyentes de Jesucristo.

No todo será para siempre, excepto el Amor de Dios. Una promesa grande está en Ap. 21:4.

NUMERO SIETE:

Luc 23:46 “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró”.

Finalmente, El mencionó la ENTREGA. El se dejó ir al Padre después de tanta lucha y prueba. Se dejó ir en las Manos amorosas del Padre. Nuestra vida debe ser una vida de entrega hacia Dios.

El lo quiere TODO O NADA. No le gustan “medias tintas”. Tenemos que respirar, vivir, anhelar, ser guiados y ayudados por Dios. El debe ser Primero en nuestras vidas. Dar gracias a Dios al despertar y al acostarnos. Encomendar siempre toda nuestra vida al Señor. Debemos ser guiados por Dios.

Esto nos habla que no podemos hacer lo que queremos, sino lo que Dios quiere que hagamos. Dios le da al hombre lo que necesita, no lo que quiere cuando se entrega a El. Hay que movernos en la Palabra de Dios. Si nos encomendamos a El, podemos estar tranquilos en las luchas y pruebas, pues Dios pelea por nosotros.

DIOS LES BENDIGA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las Buenas Nuevas en Facebook

Etiquetas de este blog

Radio Pentecostés

Verso del Día

Seguidores

Administrador

Mi foto
Dios bendiga a todos los visitantes del blog. Deseo compartir con el mundo el amor y la misericordia de un Dios Grande y Bueno para con nosotros. Aunque todos te rechazen, Dios jamás te rechazará si vienes a El, pues El tiene misericordia del que viene a El arrepentido. NO importa tu condición, acercate a El y El se acercará a ti.